22 febrero 2011

"WHOOPIE PIES" DE CHOCOLATE

Whoopie pies choco_4


¡Yupiiiii!

¡Qué guay!

¡Cómo mola!

¡Me lo pido!

¿Con qué etapa de vuestra vida relacionáis estas expresiones? Estoy segura de que muchos coincidís en la misma respuesta: la infancia. Todos tenemos recuerdos memorables de aquella divina etapa de nuestra vida en la pensábamos que todo el mundo era feliz porque nosotros también lo éramos, etapa en la que bajábamos a jugar a la calle solos, a comprar el pan solos, porque era impensable que nos pudiera pasar algo, una etapa en la que pensábamos que no había nada de malo por tirar por la alfombra del salón todos los clicks de Famóbil - hoy e día Playmobils - y montar nuestras historias fantásticas donde los buenos siempre ganaban y los malos siempre eran derrotados, y una etapa en la que si nos aburríamos y no sabíamos a qué jugar, es que tampoco teníamos tantos juguetes para escoger. Pero aún así, siempre acabábamos entreteniéndonos de alguna forma. Hoy, sin embargo, no ocurre nada de ésto.


Whoopie pies choco_1


¿No fue ésta una etapa dorada en nuestras vidas?

Pisar el césped con los pies desnudos, tirarte de la bici en marcha porque sabías que no te iba a pasar nada, cortarle el rabo a las lagartijas para vérselo mover frenéticamente y de forma que parecía que te iba a saltar a los ojos, garabatear tu nombre en la puerta del baño del cole o del instituto, hacer lanzamientos de guijarros con un tirachinas desde un escondite al culo de quien pasara por allí, comernos el bote de la Nocilla con el dedo ... ¿Cuántos recuerdos tienes tú?


Whoopie pies_2


Hoy os traigo unas whoopie pies, unas galletas de textura abizcochada que van rellenas de una crema esponjosa y suave y que en su conjunto forman un sandwich. La palabra whoopie es una exclamación que para nosotros los españoles equivale a "¡yupi!", y si te atreves a pronunciarla en inglés (/wúpi/), hasta te resultará graciosa, y entenderás la relación entre la exclamación y los recuerdos de infancia.

Existe mucha controversia sobre en qué estado de aquel inmenso país llamando Estados Unidos se originaron estos bizcochitos. Para unos, su origen está en el estado de Pensilvania y dentro de sus habitantes, los orígenes nos llevan al pueblo Amish; "whoopie!" era la exclamación que lanzaban los niños cuando abrían los recipientes de su almuerzo y veían estos bizcochitos. Pero tanto si sus orígenes se encuentran aquí o no, lo que es cierto es que hay una rica cultura en este estado en torno a los whoopie pies, y que incluso celebra un festival en su honor.

Para otros, sus orígenes están en el estado de Maine. Dicen que allí una mujer pastelera tuvo un excedente de masa para hacer bizcochos y lo empleó para hacer estos bizcochitos, los untó de crema, los unió en forma de sandwich y la expresión que emitió cuando vio lo bien que le habían salido fue "whoopie!!"

Parece que en Boston, capital del estado de Massachussets, se encuentra la tercera versión de la discordia. Un panadero creó los whoopie pies para dar salida al producto que se convertiría en el relleno estrella: la crema de malvaviscos (marshmallows fluff). Hoy por hoy, este "misterio" está aún por resolver.

Whoopie pies


Ingredientes

Para la masa
  • 2 tazas (280 gramos) de harina
  • 1/2 taza (50 gramos) de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 cdta. de bicarbonato
  • 1/2 cdta. de sal
  • 1/2 taza (100 gr.) de mantequilla cortada en cuadraditos
  • 1 taza (200 gr.) de azúcar moreno
  • 1 huevo
  • 1 cdta. de extracto de vainilla
  • 1 taza (250 gr.) de buttermilk (*) (suero de leche)
Para el relleno (cream cheese frosting - cobertura de queso)
  • 1/2 taza (60 gr.) de mantequilla a temperatura ambiente
  • 225 gr. de queso crema
  • 1/2 cdta. de extracto de vainilla
  • 2 tazas (310 gr.) de azúcar glas


Whoopie pies choco_3


Elaboración

De la masa
  1. Precalentamos el horno a 180º.
  2. En un recipiente mezclar la harina, el cacao, el bicarbonato y la sal, y tamizarlos. Reservar.
  3. En otro recipiente, batimos la mantequilla con el azúcar moreno hasta que ambos ingredientes estén perfectamente bien incorporados. Añadimos el huevo y el extracto de vainilla y seguimos batiendo. Incorporamos la mitad del buttermilk, o suero de leche y seguimos batiendo.
  4. Añadimos la mitad de la mezcla de la harina, mezclamos, vertemos el resto del buttermilk, mezclamos, e incorporamos el resto de la mezcla de harina.
  5. Preparamos una manga pastelera y la llenamos con la masa.
  6. Preparamos una bandeja de horno cubierta de papel parafinado y con la ayuda de la manga pastelera vamos formando bolitas del tamaño de una nuez, dejando un espacio de unos 5 ó 6 centímetros entre cada una porque se expanden. Horneamos a 180º unos 15 minutos.
  7. Sacamos la bandeja del horno, y pasamos los bizcochitos a una rejilla para que terminen de enfriarse. Necesitaremos hacer una segunda hornada.
De la cobertura
  1. Mezclamos todos los ingredientes en un recipiente y guardamos la crema en la nevera.
(*) Del buttermilk

Hay algunos comercios, como Aldi y la tienda Gourmet del El Corte Inglés donde podéis encontrar el buttermilk, pero también podéis elaborarlo en casa, aunque es más líquido. Dos procedimientos: un vaso de leche (250 ml) al que añadimos media cucharada de zumo de limón. o media cucharada de cremor tártaro. Removemos y dejamos reposar quince minutos. Ya está listo.


Montaje

Una vez que los bizcochitos estén fríos, tenemos que formar sandwiches, así que untamos la mitad de los bizcochitos con la crema, bien usando una espátula para untar o con la manga pastelera, y los cubrimos con la otra mitad.


Si habéis sido capaces de llegar hasta aquí, el final, y haberos leído toda la entrada, os estoy más que agradecida, y señal será de que os ha resultado amena e instructiva. Por éso os merecéis una bandeja de estos whoopie pies. ¿Queréis? Ja ja ja.

Fuente: Historia de los Whoopie pies



77 comentarios :

  1. Esta es una de las primeras que publiqué en mi blog, de un libro que compré en Londres, y me encantan!! Yo los rellené de fluffy marshmallows, y te aseguro que están buenísimos!! Un beso.

    ResponderEliminar
  2. pues guuuuuuuuupi!

    tengo muchas ganas de hacer esta receta desde que se la vi a Bakerella... y tengo muchas ganas de hacer fotos como las tuyas! Dile a tu maridín que nos dé unas clases virtuales porfi!

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuánta razón en todo lo que dices!
    Esos años tan divinos... aainsss ¡Añoranza!.
    Menos mal que me endulzas la vida con estos ricos whoopie pies aunque estén rellenos de quso.
    Besitos.
    ;-D

    ResponderEliminar
  4. jooo ke placer leerte Yolanda!!! y cuantos recuerdos y cuanta razón en lo que escribes!!!! si miramos atrás y comparamos ahora............. blanco y negro!!!

    Y estos whoppies!!! lindo nombre por cierto! lamadreqiemeparióquenodejabaunoenterooooo!!! jajajajajaj, pero que cosa más rica y más bonita pordiosssss!!!! esta noche no duermo fijo pensando en estas galletinaaassss!!! y mañana por la mañana me acordaré de ti un montón! jajajaajaa!!!! artisssstaaaaa!!!

    ResponderEliminar
  5. que ricassssssssssss me encantnnnnnnn

    un saludo
    www.lasguisanderas.com

    ResponderEliminar
  6. A mí me ha resultado super amena!
    Yo tengo el recuerdo de algún verano en el pueblo de mi padre, bueno, pueblo... en La Felguera, seguro que te suena de Víctor Manuel "el abuelo fue picador, allá en la mina...", pues si, las Cuencas, el Nalón.
    En fin. Mis tías solteras en casa haciendo bizcochos, yo descalabrada en bici por el cementerio, cayendo al río... bañandonos en cualquier sitio, comprando caramelos de La Asturiana en el kiosco donde la chica que para mí era vieja, y tendría unos 20 años, nos reñía por molestarla a la hora en que empezaba su telenovela favorita... lo que nos hacía ir cinco o seis veces seguidas ;-)
    Los caracoles arrojados por las alcantarillas y nuestra oreja pegada para ver si escuchábamos el "pof" del pobre bicho al llegar abajo...
    Madre mía, qué recuerdos... pero sigo siendo joven!! así que me llevo tu receta y un par de "yupis" si me alcanza la mano...
    Besinos

    ResponderEliminar
  7. Me pido uno y nada mas, el resto para las que vengan después, que ricos estaran Yolanda y me ha parecido una entrada muy instructiva desde luego aprendemos de cocina y de cultura de otros paises.
    Bueno las fotos cada día te superas están preciosas.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Te han quedado preciosos!! hasta hace días no sabía lo que eran, y ahora me llaman mucho la atención

    ResponderEliminar
  9. Me han encantado.
    Esa crema que se sale es super seductora.
    Me comía uno ahora mismo.
    besos preciosa.

    ResponderEliminar
  10. Nunca he probado las whoopies pero tienen una pista espectacular y las tuyas ya te han quedado de lujo!! Me llevo unas cuantas y la receta de paso :)

    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  11. Yo me lo he leído todo...ahora vengo a por la bandeja!!!

    (y ya q estoy, decir q yo nunca le he cortado el rabo a una lagartija, eh...)

    Un beso,

    ResponderEliminar
  12. Sea como fuere se ven demasiado deliciosos!!! mil historias curiosas para un mismo producto :). Con tu historia me has hecho volver a mis años del cole, cuando llevaba a mis hermanos de la mano o iba a escondidas a la despensa de casa de mi abuelo mientras dormían la siesta a pillar ambrosías!!! que años jejej

    Un besote wapi, te han quedado de vicio :)

    ResponderEliminar
  13. Y no te olvides de los cromos, chapas, canicas... caray, nos lo pasábamos bien con lo que pilláramos por casa, y los amigos, lo eran todo. Esa imaginación y esos valores, se perderán, y es una pena.

    Estos whoopies tienen muy buena pinta Yolanda, ya me imagino la ternura del bocado. Si es que tienes razón, con la repostería no nos puedes ver a este nivel ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Ciertamente son expresiones de la infancia, aunque yo aun las uso, sobre todo cuando veo que en el monedero me encuentro un billete de 5€ cuando creía que no tenia ni pa' pipas, jajaja! es broma.

    Me da igual de quien surgiera estos whoopie pies, me apunto la receta que a mis hijos seguro que les encanta.

    Bsitos

    ResponderEliminar
  15. Yolanda te has pasado con estos pies tan chocolatosos! me los llevo todos! un besote

    ResponderEliminar
  16. Que cosa más rica, nunca los he probado pero debe ser un no parar.
    Las fotos espectaculares me han encantado.No me cansaria de mirarlas.

    Un besooo

    ResponderEliminar
  17. Hola, Yolanda!!

    Chica qué manera de salivar tan temprando, deliciosas esas galletitas.

    Me voy a ver los rollitos de pollo

    un besito

    ResponderEliminar
  18. Que bien te han quedado madremía, tengo mucha curiosidad por hacerlos algún día, me llevo tú receta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. yo los hice y los rellene con el marshmallow fluff y me resultaron pesados, tambien los hice tamaño USA, ya sabes XL pero bueno, no estan mal ahora no es algo que haria amenudo :)

    Los tuyos se merecen un buen bocado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Lo que si es cierto es que las fotos son una preciosidad ..con los detalles de los tulipanes ..la receta muy rica los whoopie pies ..con ese relleno ..deliciosos ..besos MARIMI

    ResponderEliminar
  21. Me gusta lo que nos cuentas de este delicioso dulce. El origen puede ser el que sea, pero es una delicia. No lo she preparado nunca y me parecen una delicia.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  22. Yoli: yo vengo a por mi bandeja!!! tus entradas resultan siempre amenas de leer y de ver más todavía con esas fotos.
    Los bizcochitos-sandwich-whoopies te han quedado de escándalo.
    Un besito

    ResponderEliminar
  23. Provengan de donde provengan y se tomen a la edad que se tomen, estoy segura de que resultan deliciosos igualmente. No hay más que verlos, así de apetecibles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Maleka, sí que tengo que hacerme con la crema de malvaviscos para la próxima vez que los haga. En cuanto pueda voy a visitar los tuyos. Un beso.

    SandeeA, pues yo creo que a mi maridín no le importaría tener una alumna que aprende tan rápido como tú, así que cuando vayamos a Zamora todo es hablar. Un beso.

    Amanda, ainss, es que la infancia nos suele traer tan buenos recuerdos que al final nos parece todo un espejismo. Pues nada, tú dale un bocado a estos "whoopies" y disfruta de tus recuerdos. Un beso.

    Tito, ¡cómo nos haces reir! Arrancas una sonrisa con tus comentarios, siempre. Espero que esta mañana, al fin y al cabo, tampoco lo hayas pasado tan mal, eh, je je. Un beso.

    Muchas gracias por vuestros maravillosos comentarios. Feliz miércoles. Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Pues yo como sigo siendo una niña digo :

    ¡Yupiiiii!

    ¡Qué guay!

    ¡Cómo mola!

    ¡Me lo pido!

    Y no uno, sino dos o tres , espero no ser una abusona jaja...

    No conocía esta recetina, asi que ya me la he guardado pues me parece de lo mas interesante.

    Qué tiempos tan felices !!!!

    Aunque no tuviéramos tantos juguetes utilizábamos mucho mejor la imaginación y de cualquier cosita nos inventábamos el mejor de los juegos.

    Una entrada muy bonita Yolanda, como tu ;)

    Besinos mil.

    ResponderEliminar
  26. Yolanda menuda receta, es super guay!! ja ja.. me ha encantado, un beso guapa

    ResponderEliminar
  27. los inventara quien los inventara estan de muerte


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  28. Yolanda...yo quiero mi bandeja de Woopies!!!, no solo he leido todo, sinó que he disfrutado y me identificado muuuucho con lo que dices!...que lejos aquellos tiempos, y además que pena de que ya no existan!..veo a mis hijas y nunca viviran cosas que en mi infancia eran de lo mas normal....y lo de los juguetes, ni lo comentaré, porque en parte soy culpable! :(
    Tus galletas son maravillosas y ya sabes que no tardare nada en copiartelas!!!!...me ha encantado tambien la historia que has hecho de ellas...a mi solo me queda decir...WOOPIEEEEEEEEE!!!!!!
    Besos amiga!!!!

    ResponderEliminar
  29. ¡¡¡¡Me lo pidoooooooooooooooo!!!! jajajaja.
    Es la 2º vez en pocos dias que veo estas galletas, y eso quiere decir que tengo que hacerlas, y enciam tu que haces unas fotos que se salen de la pantalla...
    Eres perversa que lo sepas jajaja.
    UN besazo Yolanda

    ResponderEliminar
  30. mmm he de tomar nota de esta receta!!! me ha gustado mucho!!!

    ResponderEliminar
  31. Yolanda que impresionantes!. Los he visto en varios blogos y creo que ya va siendo hora de hacerlos. Ver los tuyos es definitivo, con esas fotos tan preciosas.
    Besos

    ResponderEliminar
  32. jajaja, mis expresiones: chachi piruli, inglis pitinglis, sipi nopi(para los cromos)..jaaja
    y mi juego favorito era una cajita, que ponías dentro, un dibujo de cabeza con peinado, el jersey o camisa y luego otro de falda o pantalón... luego un papel, lo cerrabas y le poasabas una especie de carboncillo duro que marcaba el diseño... y luego a colorear-... te acuerdas???? anda que no estirábamos los juguetes!!!!
    eso si... yo no iba a estirar los whoopies seguro... esos enteritos.. para no dejar ni migas!!! jajaajaa
    una fotos chulísimas niña!!!
    muuuuuuuuuuuuaca

    ResponderEliminar
  33. Noelia, un beso, guap.

    Isabel, pues claro que recuerdo la canción que comentas de Víctor Manuel, aunque éramos una crías. Me ha gustado leer esas aventuras que te marcabas tú. Y es verdad lo que dices, de cómo incluso los más jóvenes, a los que veíamos tan mayores, nos imponían respeto. Me has hecho añorar de nuevo aquellos maravillosos años. Un beso.

    Maria Dolores, ya sabes por tus visitas, que me gusta buscar el lado histórico del tema principal de mis entradas. Y estoy encantada de que te haya parecido instructivo. Sobre el resto que comentas, ya está todo dicho. Un beso.

    Carmen, pues vete preparando, porque lo que nos queda aún por aprender no es poco, ya verás. Un beso.

    Margot, suele pasar que los chorretones siempre nos son tan sugerentes, ¿por qué será? Je je. Un beso.

    Anniki, pero qué apañá que eres: te llevas dos por una visita. ¡Tú sí que sabes! Un beso.

    Sonia, yo también lo confieso: yo nunca corté el rabo a las lagartijas, pero amigos míos sí, y luego iban detrás de las chicas, persiguiéndolas con el rabo moviéndose frenéticamente. ¡Y lo que chillábamos! Ja ja ja. Y la bandeja, vete preparando ... Un beso.

    Loreto, lo de buscar en los armarios de la cocina en busca de alguna galleta, o de un trozo de chocolate, o de unos frutos secos ... de éso también me acuerdo yo. ¡Y ays como nos pillaran! Ja ja. Un beso.

    Carlos, qué mayores sonamos contando con añoranza nuestras vivencias de la infancia, sonamos "carcas", como para nosotros sonaban las palabras de los mayores de antaño. Al final el tiempo nos pone a todos en el mismo sitio y la historia se repite y espero que se siga repitiendo. Muchas gracias por tus halagos, y puedes estar seguro de que a cada mordisco de un "whoopie" descubres lo que es la ternura. Un beso.

    Sacri, ¡anda, pillina! Que es pa los niños, es pa los niños la receta, pero ya querría verte yo con un plato de "whoopies" delante. ja ja ja. Un beso.

    Topino, chica, lo siento, la próxima vez seré más comedida. Pero ésto es lo que tiene hacer cositas ricas, ji ji. Un beso.

    Sonia, bueno, puedes estar tranquila que con dos "whoopies" que te comas ya vas más que servida, te lo digo yo. Un beso.

    Muchas gracias a tod@s por venir a visitarme, por sentaros cómodamente para tomaros un "whoopie" y contarme vuestros recuerdos de infancia. ¿No es tierno? Para mí, lo es. Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Isabel-Fabrisa, anda, no te quejes, que te han venido ideal para el desayuno estos "whoopies". un beso.

    Jose Manuel, para mí sería maravilloso que los hicieras. No sabes lo que te estás, y os estáis perdiendo. Un beso.

    Joana, los "whoopies" que he hecho yo, de pequeños no tienen nada, que medirán unos 7 centímetros de diámetro. Ahora que la crema de malvaviscos no es el relleno, pero todo se andará ... Son unos bizcochitos que no son para hacerlos con frecuencia, como tantas otras recetas, y porque además si no gusta innovar, tenemos que experimentar con recetas nuevas. Un beso.

    garlutti, me alegro de que te hayan gustado los tulipanes como complemento en las fotos. Las flores, a mi parecer, quedan muy bien con el dulce. Un beso.

    Suny, imagino que como todos, cuando estamos comiendo algo no estamos pensando en el transfondo histórico, pero ¿no me digas que no es interesante descubrir y conocer? Un beso.

    Clemenvilla, ¡marchando una bandeja, ja ja! Me alegra saber que la entrada te ha resultado amena. ¡Tú sí que tienes aguante por haberte tragado todo el rollo histórico sobre los "whoopies". Un beso.

    Marhya, uys, no lo dudes, claro que están ricos estos bizcochitos, aunque no más ricos por provenir de donde vienen. Así que ... ¡qué más da! Un beso.

    Miles de gracias por vuestros amables comentarios. Un beso.

    ResponderEliminar
  35. YOLANDA , tas pasaooooooo jejejeje
    Madre de mi vida, si me dan ganas de dar lengüetazos a la pantalla para ver si así puedo saborearlas jejejejeje.
    Ayssssssssssss que cosa más buena, que FOTOS MÁS PRECIOSAS (esto te lo digo siempre) que envidia VERDE jejejeje

    Besos guapa

    Kris

    ResponderEliminar
  36. Una bandeja de woopies!! Chachipiruli!!! aunque ya no soy tan joven, puedo decirlo no?
    esta última foto, está para hincarle el diente.
    un biquiño

    ResponderEliminar
  37. Tengo ganas de probarlos, me dan mucha curiosidad pero estpy algo vaga ais...
    El aspecto es muy rico y con esa cremita pufff...
    No tenía idea de su procedencia, interesante!

    ResponderEliminar
  38. Qué ricas galletas!!! Ayyy por favor que bonitas te han quedado.....

    Un besote

    P.D: Envidio poder hacer esas fotos!!! :-)

    ResponderEliminar
  39. Tienen que estar absolutamente deliciosos. Esa cremita es la típica que relames sin parar.

    Besitos

    ResponderEliminar
  40. como te han quedado estupendos , si se salen d la pantalla. Tengo una receta pte. a ver si la pongo en practica. Bss.

    ResponderEliminar
  41. Diseños web, muchas gracias por tu visita y tus palabras. Saludos.

    Bego, no dudes de que seguramente nosotros éramos mucho más ingeniosos a la hora de pensar cómo divertirnos con poquitos juguetes, y si ya nos vamos más atrás, a tiempos de nuestros padres, para qué hablar. Un beso.

    Charo, muy guays, ja ja. Un beso.

    lola, y de qué forma más simple se inventaron. Un beso.

    Juana, se están perdiendo muchos valores y también la forma de valorar las cosas, y qué pena, y qué forma más arcaica de hablar, y con lo jóvenes que somos. Un beso.

    Rosa, ya sabes que a la tercera va la vencida, así que mejor que no pierdas de vista esta receta, no. Un beso.

    Audrey, bienvenida a mi blog. Muchas gracias por tus palabras. Un beso.

    Pilar, te agradezco lo que me dices, y bueno ... a ver si realmente te animas con los whoopies. Un beso.

    Patri, qué buena recopilación de expresiones infantiles; me quedo con "chachi piruli", y ésa de "sipi nopi" jamás en la vida la había oído. Claro que me acuerdo del juego que comentas, para diseñar modelitos, y yo también tuve uno, ja ja ja. Un beso.

    Muchas gracias contar vuestras experiencias. Es un gusto leeros y comprobar todo lo que compartimos de aquellos maravillosos años. Un beso.

    ResponderEliminar
  42. Me los pido TODOS, jejeje... Pero todos, ¡y eso que no debería!
    A mí me da la sensación de que ahora los niños no se lo pasan como nosotros, todo el día con las consolas, la tele y los videojuegos.Sin embargo, cuando tienen la posibilidad de jugar "como antes", con un balón o con una caja de cartón, se les ve disfrutar más.
    Yo recuerdo ir a coger moras y ponerme "púa" de comer... e incluso ir a buscar tomates y comérnoslos con un puñado de sal gorda, ¡y ya casi no puedo encontrar tomates que sepan como aquéllos!.
    Y sólo con eso, disfrutábamos.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  43. Yolanda, chica, que gusto este bocadito y ese mordisco, con la cremita. Las fotos muy guapas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. me atrae la textura de los woopies los tengo pendientes de hacer porque se que me van a gustar!
    que pintaza!
    besitos

    ResponderEliminar
  45. Vengo de parte de Carlos Dube de mercado Calabajío. Llevaba razon tienes un blog estupendo y yo sin conocerte.
    me quedo para seguirte.

    Un beso

    ResponderEliminar
  46. Ay Yolanda!!! has sacado de nosotros el niño que quedó atrás, jejeje, y recuerdos de juegos y travesuras...y además has hecho un pastelito que nos va a deleitar, a grandes y a pequeños...

    Un besito!!

    ResponderEliminar
  47. Kris, ya habrás dejado la pantalla bien limpia, eh. Ja ja ja. Un beso.

    Pilar, otra expresión más que no vino a visitar mi memoria: ¡chachi piruli!. Y anda, claro que puedes decir la edad, estás en plena libertad de hacerlo. Un beso.

    Pami, hay rachas que cuando nos pilla con la vaguería a cuestas, no hay quien nos anime para nada. Pero todo pasa, y cuando tu racha termine, a ver si los haces; seguro que me superas. Un beso.

    Ribereña, bienvenida a mi blog. Encantada de que te haya gustado todo lo que has visto en esta entrada. Un beso.

    Lorelai, síííííiííí, la cremita la relames sin parar, y los bizcochitos a bocados se devoran. ¡Qué ricos! Un beso.

    luisa, vamos, anímate. A ver si el turno de tu lista de pendientes llega pronto para hacer los "whoopies". Estoy esperando ver tus fotos ya. Un beso.

    Muchas gracias por venir y contarme cosas tan amenas. Un beso.

    ResponderEliminar
  48. Marga, si es que las tentaciones son malas, malísimas. Abusamos de lo que no debemos. ¡Menos mal que te puedes dar un atracón de estos whoopies, que si no ... ya lo estarías lamentando, ja ja. En algún comentario anterior ya decía yo también que los críos no se saben divertir, y en muchas ocasiones la culpa la tenemos los padres, que no fomentamos los juegos educativos y su inventiva y les dejamos con consolas y más consolas; más cómodo. Es divertido leer esas experiencias que tú cuentas. Un beso.

    Irmina, muchas gracias a ti también por tu visita. Un beso.

    Ivana, no dudes por un momento que te van a gustar los "whoopies"; sería pecado que no te gustaran. Ja ja. Un beso.

    Ori, bienvenida a mi blog. Uys, me dejas en ascuas por lo que comentas de Carlos. Ahora me voy a cotillear, y yo, encantada de que haya hablado tan bien de mí y que tú lo corrobores. Un beso.

    Ana, me alegro de haber removido en tu interior esos recuerdos, y da por seguro que estos "whoopies" os encantarán a toda la familia. Una delicada delicia. Un beso.

    Y de nuevo, muchas gracias por todas vuestras palabras cargadas de positivismo. Me alegra haber leído que mi entrada haya removido vuestros recuerdos infantiles.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  49. ¡Hola bonica!
    Sea cual fuere el origen lo cierto es que yo me las pido y también las fotos, porque están para comerselas y no dejar ni una.
    Gracias por tu visita. Un besote.

    ResponderEliminar
  50. Me quedo alucinada con tus fotos. En serio, son magníficas. Y ya de paso me llevo dos whoopies que me parecen una creación dulce magnífica. Algo había oído yo de la historia de los mismos y tu me lo has confirmado.
    Cuánta razón tienes a lo que a nuestra infancia se refiere y cómo han cambiado las cosas. Es una pena... se ha perdido la esencia de ser niño y jugar con los amiguitos a cosas sencillas.

    Besos y muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  51. Ayyyy Yolanda, gracias por refrescar mi memoria con esos momentos tan maravillosos. Esas vivencias que parece que han caído en el olvido... de repente me veo paseando por los campos del pueblo, cogiendo un albaricoque, una manzana (mirando de reojillo, que no era yo sola jajajajaja), metiendo los pies en la acequia, yendo a buscar caracoles con el cubo y la linterna...
    Bueno, ya que no queda más remedio que regresar a la realidad, qué mejor manera de hacerlo que saboreando uno de tus maravillosos whoopiessssss. Genial!!
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  52. Me encaaaantan los whoopie pies!!!!! cuando los descubrí hace un tiempo me enamoré locamente de estos pastelitos!! son tan esponjosos y sabrosos que me vuelven loca! los he probado con relleno de crema de cacahuete i con praliné...però siempre de choco, como los tuyos! tienen una pinta!!!
    Muchos Besoss!

    ResponderEliminar
  53. Me los merezcooooooooo! Jajaja que recuerdos, que pena que se pierdan esas cosas tan sanas como jugar solo con una pelota y un puñado de clips, y que ya los niños de cuatro años lleven un móvil "por si acaso" En fin... te cojo uno para endulzarme los recuerdos...

    ResponderEliminar
  54. Empar!! Todo lo que tenía que decirte, ya te lo he dicho en el blog. ¡Claro que se te echa de menos! Me alegra verte por mi blog también. Un beso.

    Silvia, has acertado en tus palabras: se ha perdido la esencia de ser niño. Hoy con 12 años, e incluso con menos, los críos se creen los amos del mundo y no disfrutan de la infancia sanamente. Un beso.

    Mónica, me alegro de que al menos el aterrizaje de tus recuerdos de infancia hayan tenido un buen final: disfrutando de un whoopie, aunque sea solo con la vista. Disfruta entonces. Un beso.

    Ingrid, madre mía, probarlos con crema de cacahuete ha de ser la bomba, y no solo por el sabor, delicioso, sino por las calorías también, uuufff. Muy, muy buenos, ¡verdad? Un beso.

    EnLaLuna, una bandeja para ti también, campeona. Lo de los móviles con los críos es una historia de debate, porque si se les da para controlarles, qué fácil nos pueden engañar. Lo mejor: un GPS. Lo peor: que lo hacemos por desconfianza, no por su seguridad. Un beso.

    Muchas gracias por compartir vuestras vivencias. Un gustazo leeros. Un beso y feliz finde.

    ResponderEliminar
  55. ¡Dios mio! A mi se me han borrado de golpe todos los recuerdos de la infancia! jajaja Ahora el recuerdo que voy a tener, es el de estos "yupis" toda la tardeeeeeeee, ajajaja

    ResponderEliminar
  56. Pero que delicia!! a mi personalmente me da igual de donde venga el whoopie, lo importante es que están de muerte!, me han encantado!

    Por cierto, ya no tengo agujetas en el brazo, pero las tuve...

    Besos y buen finde!
    Nasy

    ResponderEliminar
  57. Que barbaridad de galletas ¡y encima abizcochadas!. Me gustan las galletas blanditas como las de mantequilla y estas, aunque ya las habia visto, no las he preparado pero van directas a las pendientes
    Besicos

    ResponderEliminar
  58. Que bonitas fotos! Tambien me gusto la historia pero lo que pensaba mientras leía es que diferente comer un dulce hecho en casa que uno comprado, los tuyos se ven muy ricos y apetecibles, hechos como Dios manda aunque tengan azúcar pero te imaginas lo que son los millones que venden? Cada día estoy más cascarrabias con esas cosas pero es que ya voy mayor...

    ResponderEliminar
  59. nunca los he preparado, pero viendo estos tuyos creo que me faltará tiempo para probarlas... las fotos son supersugerentes... dan ganas de comerte la pantalla.
    un beso

    ResponderEliminar
  60. Yolanda que fotos!!!!!, te cojo uno de esos con tu permiso, jaja,. un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  61. Qué buenas!!! tienen que estar riquísimas!!! una imagen vale más que mil palabras!! y menuda imagen!!

    Besotes guapa!! te acabo de descubrir!!! y me ha encatado todo lo que he visto!!

    Besotes

    Miel

    ResponderEliminar
  62. Te han quedado impresionantes Yolanda!!! Al igual que las fotos. Da gusto venir por aquí.
    Un besiño.

    ResponderEliminar
  63. Alicia, espero que en el fin de semana te haya dado a recobrar la memoria, ja ja, aunque sin olvidarte de los "yupis" que tú dices, ja ja. Un beso.

    Nasy, no lo dudes: están buenísimos. Un beso.

    Beatriz, compartimos gustos en cuanto a galletas, porque a nosotros nos encantan tanto las abizcochadas, como éstas, o las crujientes con una base importante de mantequilla. Un beso.

    Salomé, por lo que leo, has probado los "whoopies" y además in-situ, con lo cual tú conoces la fiebre que gira en torno a estos bizcochitos. Un beso.

    Onega, con la mano que tú tienes en la cocina, seguro que superas los que ves. ¡Venga, ánimo! Un beso.

    Jose, con un whoopie que te lleves no vas a tener suficiente; te lo van a quitar de las manos, ja ja, y tendrás que volver a por más. Un beso.

    Miel, qué nombre!! Bienvenida a mi blog, y espero que basta que has decidido quedarte, te guste lo que ves. En cuanto pueda, voy a conocerte. Un beso.

    Cris, muchas gracias por tus halagos. Sabes que yo también maravillo con lo que tú haces. Un beso.

    Y muchas gracias por vuestras palabras. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  64. Llamalos como quieras, que con esa pinta se lo pueden permitir, que bizcochitos, con esa cremita asomando!, Yolanda te has lucido, que receta tan rica.
    Un beso

    ResponderEliminar
  65. me chifan les tengo unas ganas y las hay de muchos sabores ..como de calabaza muuu y el relleno me lo copio porque los americanos lo suelen rellenar de la crema de nubes y me parece demasiao no?
    como siempre genial y tus fotos también.
    besitos

    ResponderEliminar
  66. Ualaaa!! esto tiene que engordar mucho....por lo tanto tiene que estar bueniiiiiisiiiimo!!! yo deberia de dejar de visitarte porque me voy a poner como una cerda.
    Me han encantado, ya se con que me voy a distrar esta tarde.
    Un besito
    Bego

    ResponderEliminar
  67. Yolanda se me había pasado esta maravillosa entrada:el texto, la receta, las fotos...no tiene desperdicio y claro que he leído hasta el final así que me llevo uno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  68. Chelo, muchas gracias por tus palabras. Un beso.

    tiramisusa, pues nunca he probado los "whoopies" rellenos de la crema de nubes, o malvaviscos, y no sé si resultarán empalagosos o no, pero con comer uno, ya estamos surtidos, ¿no crees? Un beso.

    Bego, es lo "malo" que tiene de disfrutar del dulce, que abusar de él nos puede traer algún que otro disgusto. Pero disfrutar de ellos haciéndolos, no tiene precio. Si llegas a hacerlos, por fa, ven a contármelo. Un beso.

    Ángeles, me alegro de que te haya gustado todo, todo lo que has visto en esta entrada. Y la bandeja, para ti. Un beso.

    Muchas gracias por venir. Espero que hayáis disfrutado tanto de ellos como yo haciéndolos. Un beso.

    ResponderEliminar
  69. Hola Yolanda, no se como pero en su momento se me pasaron tus whooopi pies, acabo de verlos gracias a tu último post. Yo casualmente los hice el sábado por pirmera vez. Dices que el buttermilk se vende en el Gourmet de El Corte Inglés, me podrías decir en cual lo consigues porque yo lo compro es Taste of América pero me queda bastante lejos y me vendría mejor El CI.
    Por cierto te quedaron geniales!!
    Muchas gracias.
    Un beso.
    Claudia

    ResponderEliminar
  70. te han quedado espectaculares los whoppie, riquisimos!! y las fotos como siempre muy lindas!! besines y gracias por pasarte por mi blog!:)

    ResponderEliminar
  71. Acabo de descubrir tu blog y me parece maravilloso. Me tendrás por aquí cada vez que pueda. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  72. Se me hace la boca agua al ver estos woopies!!!! son ideales!!! besos

    ResponderEliminar
  73. se ven fantasticos estos whoopee pies.
    Saludos:
    Olguis.

    ResponderEliminar
  74. Los he hecho este fin de semana y me han quedado deliciosos. Me encantó lo bonitos que te habían quedado y quise probarlos.
    Aquí tienes la entrada: http://almadeazucar.blogspot.com/2012/02/whoopie-pies-de-chocolate-y-frambuesa.html

    ¡Me encanta tu blog!

    ResponderEliminar
  75. Hacía tiempo que no pasaba por aquí y he estado viendo diferentes recetas.
    Como siempre, me encantan y ésta me ha gustado para hacerla pronto.
    Besos

    ResponderEliminar
  76. ohh que bonitos, que ricos, que chulos, que fotos y que de todo¡¡ me ha encantado guapa.Besitos

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.