20 noviembre 2014

Solomillo de cerdo con crema de queso y peras

solomillo de cerdo con crema de queso y peras


Todos tenemos una primera vez de algo en la vida. Esa primera vez en la que somos flanes andantes, manojos de nervios que nos tienen con un nudo en la garganta. Son situaciones estresantes. Unas más que otras, por supuesto. Todo depende de la tranquilidad con la que uno se lo tome. Soy de temple tranquilo, y según mis propios alumnos, una de mis virtudes es la paciencia. ¡Y bendita paciencia en muchos casos! 

Pero en circunstancias novedosas o poco habituales, soy un manojo de nervios. ¿Y qué consecuencias tiene? Pues que no puedo conciliar bien el sueño, o que no paro de sentir mariposas en el estómago, que noto que me tiembla el pulso ... y en ese tipo de circunstancia lo que más hay que tener es temple.  ¿Os pasa igual a vosotros? 

Así que bienvenida sean las infusiones de tila en cantidades ingentes.

Una de esas primeras veces tuvo lugar hace tatantos años (tal cual decía Lina Morgan en una de sus comedias televisivas) cuando recién casada tuve que estrenarme en la cocina para la familia política y propia. La receta con la que me estrené fue esta de hoy: solomillo de cerdo con crema de queso y peras, y que encontré entre recortes de recetas en una carpeta que aún conservo. Por aquel entonces mi bagaje era de cocinillas novata total, y poco más había hecho que cocer arroz, pasta, verduras, planchar filetes, pescado y algún que otro bizcocho. Con esto os digo que la receta no puede ser más sencilla, aunque también es verdad que lo más importante es pillarle el punto de cocción óptimo a la carne. Aunque otra alternativa es cortar los solomillos, que es la carne en cuestión, en medallones. Los sellamos unos minutos por cada lado y no arriesgas que la carne pueda salir cruda.

Es recomendable que la carne de cerdo quede bien hecha, pero sin pasarse para que no quede seca,  aunque contra gustos, no hay nada escrito. A no ser que se trate de piezas de cerdo ibérico, ya que la grasa infiltrada entre las fibras hacen que la carne sea siempre más tierna.

Para volver a los recuerdos de aquella vez me acompañé de una cazuela con la que estoy encantada y a la que le estoy dando un uso que no me imaginaba: la cacerola baja Efficient BRA, y es que es un utensilio súper cómodo tanto para cocinar como para fregar, y los resultados saltan a la vista. Con esta receta cumplo con mi segundo reto en el #desafíoBRA, en el cual tenía que cocinar un primer plato: unos níscalos con patatas y chorizo que podéis ver aquí. Hoy llega el segundo, y en unas semanas os presentaré un pernicioso postre :)


solomillo de cerdo con crema de queso y peras



Ingredientes (Para 4 personas)
  • 2 solomillos de cerdo pequeños
  • Un chorrito de brandy
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 pera de conferencia
  • 1 vaso de agua (o caldo)
  • 1/2 pastilla de caldo
  • 150 gr de queso Philadelphia
  • 25 gr de uvas pasas
  • Un puñado de piñones
  • Aceite de oliva
  • Sal 
  • Pimienta
Elaboración
  1. Salpimientar los solomillos y sellarlos a fuego fuerte en una cazuela honda hasta que se haya dorado por todos sus lados. 
  2. Echamos un chorrito de brandy, flameamos y retiramos los solomillos a un plato. Recogemos el jugo sobrante en una tacita y reservamos.
  3. En nuestra cazuela baja Efficient de BRA ponemos una cucharada de aceite y doramos a fuego muy suave la cebolla picada en juliana muy fina. Salamos y tapamos para que se vaya haciendo despacio.
  4. Pelamos la pera y la cortamos en daditos de un centímetro de tamaño aproximadamente. La añadimos a la cebolla cuando esta se haya ablandado. Doramos unos dos minutos. Incorporamos los solomillos a la cazuela, añadimos el jugo reservado y el vaso de caldo caliente, o bien un vaso de agua con la media pastilla de caldo disuelta. Cocemos los solomillos durante diez minutos a fuego medio-fuerte.
  5. Añadimos el queso crema y las uvas pasas y dejamos cocer todo el conjunto unos cinco minutos. Rectificamos de sal si fuera necesario.
  6. Para servir, cortamos la carne en filetes de un centímetro de grosor, acompañamos de salsa, de unos piñones por encima, y servimos arroz basmati al curry como guarnición. Una guarnición de diez ... si te gusta el curry, claro.