23.4.15

Pizza de tomates cherry asados, queso de cabra y rúcula { La definitiva }

pizza con tomates cheery, queso de cabra y rúcula


Cuando me metí en este mundo que a todos nos tiene tan enganchados, la cocina, una de las cosas que más freno me ponía eran las masas. Eso de tener que enfrentarme a una masa pringosa con la que tuviera que pelear más que si tuviera que quitarme una camisa de fuerza, me echaba para atrás.

Llegó la thermomix a mi casa. ¡Qué bien! Ahora sí que voy a atreverme con ellas de verdad. Todos los ingredientes al vaso y que sea ella la que se manche, y yo, lo justo y necesario. De entre todas las masas, la de pizza fue la primera que probé. Y oye, ¡qué bien! La masa de pizza sale perfecta, nada pegajosa, la dejo reposar, la extiendo ... pero ¡oh! El resultado final no termina de convencernos.

Pruebo una receta de por aquí, otra de por allá, pruebo añadiendo sémola, controlando el tiempo de horno arriba y abajo ... y nada, que no. Para deciros que mis comensales preferían las pizzas a domicilio. Y eso es un horror para una blogger gastronómica, no me digáis que no.

pizza-con-tomates-cheery-queso-de-cabra-y-rúcula


Pero un día llegó Ibán Yarza, a quien muchos de vosotros conoceréis por ser un gurú del mundo del pan. Llegó al programa Robin Food, que presenta David de Jorge con su pizza chorra, sí chorra - no os riais, ja ja ja.  Las explicaciones de Ibán son siempre tan sencillas, con un tono de voz tan tranquilo y cadente, que produce un gustazo enorme escucharlo y verlo en acción. Ibán explicaba que no había que amasar esta masa de pizza, sino simplemente mezclar los ingredientes y dejarla dormir en la nevera uno, dos o tres días antes de elaborar nuestra pizza definitiva. Por mis incursiones en el mundo del pan, ya había experimentado que el proceso de fermentación en frío en las masas logra unos resultados sorprendentes. Así que me dije: "Yolanda, ¿por qué no?" Mínimo esfuerzo, y la cosa ... promete :)

masa pizza yban yarza


Y así fue. La "cosa" no solo prometió, sino que cumplió su promesa y a fecha de hoy puedo decir que es la mejor masa de pizza que he hecho en casa jamás. No exige amasado en ningún momento, y a la hora de estirar la masa nos bastan las yemas de los dedos para ello. La masa se cuece en la parte más baja del horno, a temperatura máxima, y conseguimos una base de pizza super fina, muy crujiente, con el toque de bordes tostaditos de una pizzería, algo totalmente idílico (al menos para mi), y un poco más gruesos pero ahuecados por las burbujas de aire que se han formado en la propia masa. Y como veis en el corte, unos alveolos finos y muy tentadores.

pizza-con-tomates-cheery-queso-de-cabra-y-rúcula


¡Espectacular! ¡Creedme!

Ingredientes (Para 4 personas)

Elaboración

  1. Uno, dos o tres días antes de elaborar nuestra pizza ponemos la harina, el agua, el aceite, la sal y la levadura desmenuzada en un recipiente amplio y hondo y los mezclamos con una cuchara de madera o una rasqueta de panadero.
  2. Una vez hayamos logrado que los ingredientes se hayan incorporado, tapamos con un gorro de ducha y dejamos reposar 15 minutos.
  3. Transcurrido este tiempo, plegamos la masa sobre sí misma como si fuera un tríptico.
  4. Si vais a emplear toda la masa para una misma base, engrasáis un recipiente y depositáis la masa en su interior. El recipiente ha de ser grande, pues la masa crece, y bastante. Tapamos con un gorro de ducha y guardamos en la nevera hasta que llegue en día de elaborar nuestra pizza. Si fuerais a dividir la masa en dos, por ejemplo, hacéis las particiones, dejáis reposar quince minutos más antes de guardarla definitivamente en la nevera.
  5. El día en que vayamos a utilizarla, preparamos una bandeja de horno y la protegemos con papel vegetal. Yo lo hago en la parte convexa de la bandeja para que a la hora de introducir la masa en el horno solo con el papel, me resulte más cómodo trasladarla. Espolvoreamos sobre el papel una nube de harina, sacamos la masa del recipiente con cuidado y así hacer lo posible para que no expulse el aire que ha ido acumulando con los días. Extendemos la masa con la ayuda de las yemas de los dedos, tratándola con cuidado y cariño y la tapamos con un paño durante una hora.
  6. Transcurrido este tiempo, rellenamos con los ingredientes que deseemos, en este caso una base de salsa de tomate, tomates cherry asados, y queso de cabra, y horneamos a 250ºC durante cinco minutos, y después pasamos la pizza a la bandeja de horno, con mucho cuidado para no quemarnos, y la subimos para darle un golpe de grill durante un par de minutos, lo justo hasta que los bordes comiencen a dorarse.
  7. Nada más sacarla del horno, extendemos un poco de rúcula por encima, y acompañamos con un aceite picante, que le va de miedo, a disfrutar de lo lindo.

Fuente: Pizza chorra