20 enero 2013

PAN LAVASH {RETO BAKE THE WORLD}

Pan lavash
Pan lavash estirado y enrollado, listo para rellenar

¡Estamos de vuelta!

Espero que la receta que publiqué hace dos semanas, ese caldo depurativo que os invité a cocinar con el único propósito de ayudar a vuestro organismo a recuperarse después de los atracones de las Navidades, no se haya convertido en indigesto después de haberlo visto durante días y días en la misma portada. 

Antes de presentaros la receta de hoy, me gustaría dar las gracias por todos los comentarios, correos y mensajes vía facebook que he recibido preguntándome por el motivo de mi ausencia y regalándome ánimos y palabras de apoyo. Es un tópico, pero una se da cuenta de que si los tópicos existen, es que tienen su punto de verdad, y sientes que a pesar de la distancia, y de la frialdad que puede producir este medio, tienes a muchas personas cerca. Y el calor del espíritu se siente. ¡Muchas gracias a todos! ... de corazón :)


Y para empezar el año panarra, Bake the World nos propone coger los bártulos y volar a tierras del Cáucaso, aterrizando en Armenia, acercándonos a Turquía y a Irán, países con los que comparte frontera y en los cuales nos encontramos con uno de sus panes planos más típicos: el pan lavash.

Es muy curioso ver cómo se elabora el pan lavash, y para quitaros el gusanillo, os animo a hacerlo viendo este vídeo. Estos panes tan finos se amasan, se estiran con un rodillo hasta darles un grosor de unos dos milímetros y un tamaño de unos 40x60 centímetros, se estiran y acoplan sobre una especie de almohada que sirve para pegar el pan contra la pared de un horno de leña construído bajo tierra. Una vez que el pan está cocido, se retira con un gancho de hierro y se apila junto al resto hasta enfriarse.

El tiempo que empleemos para cocer este tipo de pan va a dar lugar a dos tipos de texturas: tierna y fácil de enrollar a modo de wrap, y que podemos utilizar para rellenar o como base de carnes como si de una pizza se tratara; o bien crujiente, lo que en inglés se denomina cracker y que podemos utilizar para acompañar recetas tipo hummus, muhammara o baba ganoush.

Para elaborar esta receta me he basado en los ingredientes y en la explicación encontrados aquí, aunque he adaptado los tiempos para conseguir los dos tipos de texturas de este pan.


Pan lavash_cracker
Pan lavash crujiente, listo para mojar en una salsa


Ingredientes (Para 3 panes de 20x30 cm)
  • 250 gramos de harina de panadero
  • 10 gramos de levadura prensada
  • 200 cc de agua tibia
  • 1 cdta de azúcar
  • 1 cdta de sal fina
  • 1 cda de semillas de sésamo
Elaboración
  1. Empezamos preparando la esponja. Tamizamos la harina y tomamos dos cucharadas que dispondremos en un recipiente pequeño junto con la cucharadita de azúcar, la levadura y tres o cuatro cucharadas de agua. Mezclamos bien con una cuchara de madera, tapamos y dejamos fermentar durante una hora.
  2. Mientras tanto, tostamos las semillas en una sartén pequeña y ayudar a que desprendan su aroma.
  3. En otro recipiente ponemos la harina restante tamizada, las semillas de sésamo, la masa esponja, la sal y el resto del agua. Mezclamos con una cuchara de madera y amasamos durante diez minutos. Se trata de una masa muy hidratada, y por lo tanto, muy pegajosa. El método que yo empleé para amasar fue el de levantar la masa y dejarla caer con un golpe seco sobre la superficie de trabajo. Engrasamos ligeramente otro recipiente en el que pondremos la masa y cubriremos con una bolsa de plástico para que fermente. Este paso nos llevará unos 30 o 45 minutos, dependiendo de la temperatura ambiente.
  4. Retiramos la masa del recipiente, la volcamos sobre una superficie bien enharinada y la amasamos para desgasificarla, le damos forma de bola y la dividimos en tres porciones de igual peso. Añadimos más harina a la superficie si fuera necesario, y embadurnamos de harina el rodillo. Estiramos la masa hasta darle un grosor de unos dos milímetros y un tamaño que yo no pude alargar más del que conseguí: 20x30 centímetros, a pesar de que la receta original conseguía alargarla a 30x40.
  5. Precalentamos el horno a 220ºC.
  6. Ponemos cada pan sobre una bandeja de horno y una vez que este haya alcanzado la temperatura deseada, introducimos la bandeja para que cueza justo encima de la base del horno. Si queremos conseguir un pan fácil de manipular, por mi horno, no más de 3 minutos de cocción, mientras que el blog de referencia recomendaba entre 4 y 5 minutos. Solo se cuecen por un lado. Se retiran inmediatamente, se enrollan y se tapan con un paño, y se procede con los siguientes panes de la misma manera. Si deseamos un pan crujiente, lo mantenemos 6 minutos en el horno, y una vez frío, lo partimos en porciones de tamaño y forma irregular.
  7. Para rellenarlos, lo hacemos utilizando los ingredientes que más nos gusten. En breve, podréis ver cómo los rellené yo. Y aunque mi blog de referencia recomendaba hornearlos de nuevo durante diez minutos una vez rellenos, yo no lo hice y quedaron con una textura tiernecita. 

Vamos a ver qué tal se les ha dado este "viajecito" panarra al resto de los participantes en el reto. De nuevo, Clara, muchas gracias por tu propuesta y por acercanos a un pan totalmente desconocido por mi.


49 comentarios :

  1. Has sacado el ajuar ideal para estas fotos, eh? Han quedado muy muy bonitas. Te lo digo.
    Yo no lo he intentado en el horno, sólo con versión plancha y de la blandita, tengo que hacerlos en plan cracker aunque ya cuando termine los exámenes (queda poco!).

    Muchas gracias por panarrear con Bake The World un mes más, para nosotras es todo un honor!!!

    Estoy deseando ver el relleno que hiciste.

    Un besote guapa

    ResponderEliminar
  2. A mi me ha encantado hacer este pan. Es fácil y esta riquísimo. Tu receta se parece mucho al que he hecho yo, aunque yo le he puesto aceite. Para repetir, verdad? Besos

    ResponderEliminar
  3. El día que descubrí los panes planes, pensé; ostras!! creo que seré muy amiga vuestra, pensar en levados y demás me daba una pereza tremenda, de eso ya hace mucho, y al final he hecho más panes con levados largos que panes planos, jeje
    Cuando vi el reto, también pensé que este mes sería fácil, y al no tener tanto tiempo para cocinar me vendría de perlas, tardé más buscando la harina, que haciendo el pan.
    Así que con el tema del pan ya no hago conjeturas, ni cabalas, me encanta compartir recetas y acompañamientos una vez al mes con este reto, dar una vuelta por la red y ver que tú siempre nos agasajas con delicias, cómo ésta, tan bien hechas y con su linda historia.
    Feliz domingo, guapa
    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Yolanda, te salió de libros...
    Ambas formas de cocción se ven perfectas y estas fotos con el plato y la tetera orientales, me han encantado!
    Un besito,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  5. Hola mi niña guapa !!!
    Ya sabes cuánto me gusta verte de nuevo por aqui porque como nos dijiste , tu vuelta, significaría que todo iba marchando bien ........y esa es la mejor de las noticias !!!
    De la fase panarra qué te voy a contar , si últimamente estoy que me muero por sus huesitos, hasta he hecho masa madre , no me lo creo ni yo jajaja....
    Este pan lo tengo en pendientes de uno de mis libros, pero todavía no lo hice y viendo estas bonitas fotos, porque mira que son bonitas ehhhhhh , creo que enseguida verá la luz ;)
    Besinos mil , buen domingo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Yolanda,
    Yo sólo hice la versión cracker (tengo pendiente hacer los wrap...) Qué finita te ha quedado la masa.... Yo por más que estiraba luego se encogía un poco y en el horno subió, me ha quedado más gordita.

    ResponderEliminar
  7. Hola Yolanda,
    Yo he disfrutado muchísimo con este reto. Es la primera vez que participo en los retos de Bake the World! Me ha encantado hacer el pan. Entrar y leer las recetas y el poquito de historia que contamos en nuestras entradas en magnífico! Yo pienso hacer de este pan un clásico en mi cocina. Es súper fácil y está muy rico en cualquiera de sus dos versiones!!!
    Un besote,
    IDania

    ResponderEliminar
  8. Yolanda si están listos para rellenar, a mi con miel..hmmm, como cuando estuve en Marruecos.
    Qué buenos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, me temo que no van a llevar miel ... :(

      Besos.

      Eliminar
  9. Hola Yolanda, cuánto me alegra tu vuelta. Supongo que es buena señal. En cuanto al pan, llevo visto unos cuantos. Estos panes me encantan, creo que es lo que más me atrae de la cocina de medio oriente, todo lo relacionado con la panadería y repostería. A mí, personalmente me transporta y hace que me reencuentre con mi infancia. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta es un pan de los que te atraen.............un bico

    ResponderEliminar
  11. Hola Yolanda, lo primero felicitarte por la calidad de tu blog. De lo mejorcito. Pero tengo una pregunta... Cuando explicas cómo preparar la esponja nombras dos veces el azúcar. La primera vez 1 cucharadita de azúcar y poco después 3 o 4 cucharadas también de azucar. ¿Es posible que las tres u cuatro cucharaditas sean de agua?. Disculpa el atrevimiento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ferrán, cuatro ojos ven más que dos, y en este caso han visto un error que yo no había visto a pesar de haber revisado la receta antes de publicarla. Tal y como tú intuyes, son 3 ó 4 cucharadas de agua, y no de azúcar. La rectificación ya está hecha. No te sientas mal ni lo veas como un atrevimiento. Si tengo que darte las gracias y todo ... :)

      Saludos.

      Eliminar
  12. Que pan tan curioso, parece fácil pero me da un poco de miedo tan fino y que lo pueda romper je je je.

    ResponderEliminar
  13. Mira que me llama la atención esta clase de pan, pero aún no me he decidido a hacerlo. El otro día lo vi igualmente en un documental de Canal Viajar y es muy curioso cómo se prepara.
    Preciosa tetera, Yolanda. Es como una joya.
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Se ve estupendo este pan, no lo he preparado nunca.
    besos

    ResponderEliminar
  15. Nos has trasladado a Oriente. Dos versiones geniales. En casa nos ha gustado. Mi receta no es exactamente igual, pero no difiere demasiado. Un besito.

    ResponderEliminar
  16. Que buena la receta. Me n entrado ganas de prepararla....

    ResponderEliminar
  17. Pues espero que todo siga bien... yo este mes no he podido, ayer intenté hacerlo y me salió fatal (vamos que no lo dejaba fino ni a la de tres y la masa no estiraba bien, un desastre). Siempre lo he probabdo blandito, nunca a´si, a ver si logro hacerlo decentemente y puedo hacerlo al horno.BS

    ResponderEliminar
  18. La versión más blandita es mi favorita, veo que hoy vamos a viajar con este pan que nunca hemos preparado en casa.
    Te ha quedado muy bien de aspecto y el sabor pues nada, habrá que probarlo jejeje
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  19. Que aspecto tan fantástico, nosotros en Parque Sur (Alcampo) compramos el pan lavash para hacernos Wraps como comentas, no lo tienen en apenas muchos sitios, pero vamos, una delicia. Aunque el fracturable también nos encanta...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Yolanda te atreves con todo y esto esta muy bien y este pan de la cultura de Oriente te ha quedado estupendo y bueno¡¡
    buena semana
    beso

    ResponderEliminar
  21. Tiene que estar muy rico, a ver si me animo a prepararlo, ahora que apetece más que nunca encender el horno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Maravilla de pan, en las dos versiones, yo también he disfrutado un montón haciendo este pan que seguro repetiré. Saludos.

    ResponderEliminar
  23. preciosas tus dos versiones, , la verdad es que es un pan muy fácil de hacer y que da mucho juego tanto tierno al poderlo hacer en las dos versiones con la misma receta,
    Un besico.

    ResponderEliminar
  24. Y el atrezzo de 10!. También he preparado las dos versiones. En esta ocasión nos han mimado de lo lindo con la propuesta, facil y tan rica. Una gozada.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  25. Yolanda, nos has trasladado a tierras lejanas sin necesidad de subir a un avión. Con tan sólo tu narración y tus fotos me he visto comiendo bocaditos de lavash en tierras de oriente medio. Ese menaje y esa tela que has usado han ayudado a crear ambiente, son geniales !!!

    Yo no he llegado al día de publicación del reto pero no me voy a quedar con las ganas. Se ve tan sencillo de preparar y tan rico que seguro que cae pronto en casa. Se me antoja perfecto para montar una cena con un toque ligeramente exótico, unos wraps acompañados de ensalada y...dinner is ready (como decimos en mi casa), jajaja.

    Voy a seguir viendo propuestas que me quedan unas cuantas.

    Ah, y antes de irme, decirte que no sabes cómo me alegra que estés de regreso. Emocionadita me tienes de pensar que te veré por aquí con más regularidad.

    Bss y hasta pronto :)

    ResponderEliminar
  26. Yo quería haber hecho este pan y hacer con el un mega durum kebak, pero al final (como siempre) se me ha echado el tiempo encima sin poder hacerlo, snif. Me conformaré con imaginarme lo ricos que estaban tus panes ;)

    Besos. Paula

    ResponderEliminar
  27. Yolanda siempre me sorprendes, te ha quedado de fábula y la verdad es que no sé de donde sacas el tiempo. Nosotros imposible, con los días de Navidad y un par de contratiempos más imposible.
    SObre la receta tengo muchas ganas de elaborarla y gracias a ti lo haré. Me encanta como lo has explicado.
    Besicos,

    ResponderEliminar
  28. No me extraña que no publicases estas dos últimas semanas.... creo que te las has pasado haciendo pan y esas fotos tan divínas! En serio que se ve de miedo, y yo haciendo sopas y mirando vuestros panes, las vueltas que da la vida!

    Espero que tu mami esté mejor, ahora empezaremos con la chapa y pintura de la mía y para Semana Santa las dos a punto.

    Besos

    ResponderEliminar
  29. Qué bien que hayas vuelto, Yolanda, y más con un pan tan rico como el lavash. A mí me gusta mucho, aunque llevo años y años sin probarlo. Nunca he buscado la receta, pero ahora no tengo excusa para no hacerlo en casa.
    Te ha quedado genial y la puesta en escena, muy sugerente.
    Espero que todo esté bien por allá.
    Besos.

    ResponderEliminar
  30. M e alegro verte por aquí otra vez por aquí Yolanda y encima con esta receta rica,rica...;););)
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Me alegro de verte por aquí de nuevo, guapa.
    Y, encima, con este pan tan maravilloso. Este tipo de panes me vuelven loca, ¡son de los que no puedes parar de comer!.
    En fin, esperemos que todo se vaya solucionando, y que no nos abandones tantos días, que ya estábamos "depurados" del todo, jejeje. Eso será señal de que tu familia ya no necesita tanto de tus cuidados, porque todo va bien.
    A ver si me animo pronto a ponerme con los panes.
    Un besote grande.

    ResponderEliminar
  32. Te ha quedado genial! Yo he hecho la versión blanda y para ser mi primera vez con pan estoy muy contenta! Unas fotos preciosas!

    ResponderEliminar
  33. Hola Yolanda, es estupendo volver a disfrutar de tu trabajo. Acabo de ver unas cuantas versiones de este pan, a cual más rica. Me ha encantado la tuya, a mí que me vuelve loca eso de untar y el picoteo, este crujiente me rechifla.

    Mil besitos

    ResponderEliminar
  34. Jajajaa, tú te habrás pasado con el caldo depurativo, pero yo con el brownie!... Por fin hoy he podido publicar! el tiempo hija, que no sé de donde sacarlo!!!

    Chica, este pan tiene una pinta que te mueres!!! No lo he probado nunca, pero me encanta la idea de los dos usos. Lo probaré ;). Besos.

    ResponderEliminar
  35. Una auténtica delicia, Yolanda! Me ha encantado el reto que ha propuesto Bake the World. No sólo porque sea una enamorada del pan en todas sus versiones, sino también porque me encanta aprender la gastronomía de las diferentes culturas.
    La verdad, este es uno de mis panes favoritos: sencillo, rápido, y con una gran versatilidad en la cocina!
    El tuyo ha quedado fenomenal!!!! Dan ganas de coger un trocito para la merienda!
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  36. Pues yo nunca he comido este tipo de pan, pero hoy los he visto en muchos blogs y me han parecido increibles, cada uno con su toque, cada uno con su forma, cada uno con su "chispa" y todos igual de espectaculares !!

    Besotes y me alegro de que estés de vuelta, espero que no haya sido nada "grave" lo que te ha mantenido apartada

    ResponderEliminar
  37. Absolutamente fantástica esta entrada, que ganas tenía de verla.. por todo!
    El pan inmejorable, como me gusta tomarlo a pellizquitos, me encanta.
    Y el que lo hagas y lo publiques aún más.
    Besazos.
    (El pan y la leche en caliente para que se deshaga más la miga y absorba más leche.
    Lo demás casi bien)

    ResponderEliminar
  38. Yolanda que bien que ya estes por aquí!!!!con las ganas que tengo de hacerlo, oeri es que no llego a todo, creo que tengo que solicitar otra vida para hacer todas las recetas que me gustaria
    Bss

    ResponderEliminar
  39. Me llama muchísimo la atención este pan. Me tienta que no veas su textura, su forma y sobretodo su sabor. Seis ingredientes son los culpables de una maravilla de pan tan auténtica como la que hoy nos traes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  40. No sé con qué opcion me quedo... con el crujiente.. no, con el tierno para wraps. Oye que para mi los dos!, que tiene este pan una pinta que te mueres. ME encanta el pan y como me gusta probar de todo, los panes extranjeros son siempre una tentacion. Este lavash que no conocia, desde luego, lo es.

    Un beso
    Bea

    ResponderEliminar
  41. Hola, Yolanda!!!
    Tu caldo depurativo debíamos tomarlo todos como mínimo una vez a la semana, se veía divino. Espero que tu familia esté bien.

    Lo del pan que has hecho me mata, no tengo ni idea de que decir, lo he visto en un montón de blogs y me ha provocado una cosa ¡¡ganas de participar en este reto!! me parece la única forma de hacer este tipo de panes que de otro modo de forma espontánea, no haría nunca y sin embargo, me encantaría probar.

    Te han quedado divinas las fotos, Yolanda, tienes muy buen gusto.

    un besazo enorme y feliz día

    ResponderEliminar
  42. Qué bien que ya estés de vuelta. ¡Te hemos echado de menos! Esta semana estoy impresionada con todas las versiones que se han publicado en la red sobre este tipo de pan. Me ha encantado. Qué gusto tu entrada, llena de información y enlaces super útiles. Me gustan las dos texturas. Tienen una pintaza tremenda. Creo que si tuviera que elegir, me iría por la versión "craker". Cada día me gusta más este tipo de pan. Un besito muy gordo.

    ResponderEliminar
  43. ¡Que maravilla, nena! Te han quedado increibles, aunque yo creo que si tuviera que elegir, me decidiría por el craker, la textura crujiente me encanta, y es que se come solo como quien dice. Je jeje. Preciosas fotos Yolanda!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  44. Que alegría verte por aquí de nuevo, lo que se te echa de menos hija!!
    Me encanta tu pan en las dos versiones, me he quedado con las ganas de prepararlo, pero ya se sabe que no se puede estar en todo y últimamente no llego a nada, pero no quiero agobiarme, así que a lo que pueda estaré!!
    Besotes mi niña!!

    ResponderEliminar
  45. Por lo que cuentas has estado ausente, como yo, pero afortunadamente ya están por aquí con tus extraordinarias entradas. Para mi es un placer leerte!!
    Vi el otro día tu pan y quería venir a decirte que me encanta que hayas hecho las dos texturas. La verdad es que es un pan la mar de resultón y apetece tanto la versión tierna como la crujiente.


    Un besito,

    ResponderEliminar
  46. Vaya, ese lavash tierno y suave tiene una pintaza estupenda para hacer enrollados. Además la fotografía como que transporta a Medio Oriente. Me ha gustado tu entrada, enhorabuena ;)

    ResponderEliminar
  47. Que pan tan bueno una delicia.
    Un saludito

    ResponderEliminar

¡Exprésate! Di lo que opinas, haz una sugerencia, coméntame una duda ... lo que quieras, que será bien agradecido y recibido.